Calidad institucional y calendario electoral: Un país en serio

John es un “farmer” de Iowa. Kimberly es ejecutiva de una empresa de seguros en Nueva York. Los dos participan de la vida política del país: son ciudadanos estadounidenses, mayores de 18 años y están registrados para votar tanto en las primarias como en las elecciones generales. Ambos saben que el 6 de noviembre de 2012 elegirán un nuevo presidente de su país y el 4 de noviembre de 2014 (¡sí leyó bien 2014!) un nuevo gobernador del estado donde viven.
José es un empleado municipal en San Pedro, Provincia de Buenos Aires. Mariana es una joven diseñadora de modas del barrio de Versalles en la Ciudad de Buenos Aires. Los dos participan de la vida política del país: son ciudadanos argentinos, mayores de 18 años, están afiliados a partidos políticos y han votado cada vez que hubo elecciones. En contraste con John y Kimberly, saben que tendrán que elegir gobernador (jefe de gobierno en la Ciudad) pero, ya entrado el primer bimestre del año, aún no tienen ni idea de cómo se completará el calendario electoral del año 2011.
La única fecha cierta es la del tercer domingo de octubre fijada para la elección de presidente, aunque los antecedentes no son nada alentadores y el camino hasta allí está plagado de dudas e incertidumbres… Podría darse el caso que uno de ellos, Mariana, tuviese que concurrir a las urnas de aquí a octubre por lo menos 6 veces... 


El caso de los Estados Unidos es para describirlo. El calendario electoral ya está definido. No ha sufrido grandes cambios desde 1845. Las elecciones para los cargos de Presidente, Vicepresidente y miembros del Congreso y algunos gobernadores de Estado se realizan el “martes después del primer lunes del mes de noviembre” de los años “divisibles por cuatro”. Algunos Estados los menos han determinado la misma fecha pero en años impares. La fecha más temprana posible es el 2 de noviembre y la última fecha posible es el 8 de noviembre. Ni a John, ni a Kimberly se les ocurriría dudar de esas fechas, ni esperan que el gobernador o una mayoría legislativa, simple o agravada, defina de acuerdo a su antojo un cambio de fecha… Es más, existen renovaciones parciales del Congreso cada dos años (elecciones de mitad de período) y se realizan también el “martes después del primer lunes del mes de noviembre” de cada año par. 
¿Por qué esa fecha? Desde 1792, el Congreso permitía a cada Estado llevar a cabo las elecciones presidenciales (o de otro tipo) en un período de 34 días previos al primer miércoles de diciembre, día fijado para reunir el Colegio Electoral. Recordemos que en Estados Unidos no se vota directamente al Presidente y Vicepresidente, sino que se emite un voto por electores. Los electores son técnicamente libres de votar a cualquier persona elegible para ser Presidente, pero en la práctica se comprometen a votar por un candidato. Lo que se denomina una elección indirecta… Algo muy parecido a la Argentina previa a la reforma constitucional de 1994.
Esa fecha de noviembre fue bien vista, porque para ese momento la cosecha ya se habría completado (importante en una sociedad agraria como la norteamericana de esa época) y las tormentas más fuertes de invierno aún no habrían comenzado. Sin embargo, con este dispositivo los estados que votaban más tarde podían determinar la victoria de un candidato, un problema agravado por el desarrollo del tren y el telégrafo.
Por eso en 1845 se instituyó una fecha única para la elección: el “Día de Elecciones”. Hay muchas teorías sobre el porqué del “martes después del primer lunes de noviembre”. Las verdaderas razones constan en el registro del debate sobre el proyecto de ley de diciembre de 1844 y son bastante prosaicas. El proyecto original establecía el día en "el primer martes de noviembre" en los años divisibles por cuatro (1848, 1852, etc.). Sin embargo, en algunos años el período comprendido entre el primer martes de noviembre y el primer miércoles de diciembre sería mayor a los 34 días que la legislación vigente imponía para la conformación del Colegio Electoral. Así, quedó “el martes después del primer lunes de noviembre”, un esquema similar al ya utilizado por el estado de Nueva York, y de esa manera tampoco coincidiría con el Día de Todos los Santos, una fiesta religiosa católica que se celebra cada 1 de noviembre.
¿Y por qué un martes? Para no interferir con el “día de reposo bíblico” (domingo) o el “día del mercado”, que en la mayoría de las ciudades se realizaba los miércoles). A menudo se necesitaba un día entero para trasladarse hasta los condados donde se realizaban los comicios.
Los cargos municipales, condados y otras entidades locales tienen elecciones dependiendo de las normas de cada estado. Pero en todas están definidas de antemano. Un ejemplo, Connecticut, donde las ciudades, pueblos y condados programan el “Día de Elecciones” en todos los años impares.
 

El caso de Argentina es indescriptible. Nada de lo narrado hasta aquí se verifica por estas tierras… La imprevisión domina el panorama electoral… Los antecedentes muestran que un gobierno puede cambiar la fecha tal como ocurrió en el 2009. Así el que tiene la posibilidad de definir fecha (poder ejecutivo o una mayoría en las legislaturas) “juega”, calcula y especula para mejorar sus posibilidades de triunfo o “derrota menos dolorosa”. ¿Esta situación es un signo de baja calidad institucional?
Recuerdo aquí, el afiche de campaña del kirchnerismo del año 2003. Se han cumplido ya siete años de ese momento… Mientras tanto, José y Mariana esperan que se defina cuando y cuantas veces van a votar durante este mismo año…

Comentarios

  1. No todo lo que reluce es oro
    Cada cuatro años, los Estados Unidos nos ofrecen 11 meses de un inmejorable espectáculo político, con actores de lujo, una trama siempre conocida y un desenlace casi siempre abierto hasta el último momento.
    La carrera que decide quien residirá en la Casa Blanca comienza extraoficialmente en enero de 2011, 20 meses antes del día en el que los ciudadanos norteamericanos acuden a las urnas en noviembre de 2012. Se puede decir que, oficialmente, la carrera presidencial comienza el día en que se llevan a cabo las primeras elecciones partidarias, conocidas como “Primarias” en enero de 2012.
    Se inician las primarias en Iowa, una semana después se realizan en New Hampshire. Ya en el año 2007, una serie de estados decidieron adelantar la contienda a fin de tener mayor influencia sobre el proceso de nominación. Eso a su vez llevó a estados como Iowa y New Hampshire a anticipar su proceso de selección para proteger su estatus de 'primeros' en elegir.
    En 2008 un gran número de estados han anticipado el proceso de las primarias. En 2004, sólo nueve estados escogieron sus delegados antes del 5 de febrero.
    Los más grandes como California, Ohio y Nueva York llevaron a cabo sus respectivas votaciones en el llamado supermartes, que en esa ocasión fue el 2 de marzo.
    En 2008, al menos 22 estados votaron el 5 de febrero, el nuevo supermartes, o antes.
    Según Jon Kraushar, reportero de la cadena de TV Fox News y consultor privado, "... inmediatamente después de las recientes elecciones legislativas, se comienza a especular que sucederá en las elecciones presidenciales de 2012".
    Las críticas a este calendario de elecciones internas en EEUU
    Existen muchos críticos a este abultado calendario electoral. "La población quiere tiempo para respirar y analizar a cada candidato" dice Tad Devine consultor demócrata y estratega político. "Espero que en el 2012 el calendario de las internas partidarias sea más racional", según The Boston Globe.
    La campaña electoral para las elecciones generales de 2012 comenzará a principios de 2011, teniendo en cuenta que las "Primarias" y Comités de Elección no comenzarán hasta enero de 2012.
    Las convenciones partidarias se celebrarán entre agosto y septiembre de 2012 y las últimas internas se celebrarán, por ahora, durante el mes de junio de 2012 en Nueva México, Montana y Dakota del Sur. Según este abultado calendario de internas los ciudadanos americanos tendrán tan solo cinco meses para evaluar y elegir a sus aspirantes a la Casa Blanca.
    Además de ciertos desajustes como:
    Desde la independencia de Estados Unidos, en 1776, cuatro presidentes norteamericanos fueron asesinados y otros cinco sufrieron atentados, así como también fue asesinado un candidato demócrata. Los cinco presidentes estadounidenses asesinados fueron:
    - Abraham Lincoln (decimosexto presidente), muerto el 14 de abril de 1865 en un teatro de Washington.
    -James Abraham Garfield (vigésimo presidente) fue herido mortalmente el 2 de EFE julio de 1881 por el huelguista Charles Guiteau.
    - William McKinley (25 presidente) murió a manos del anarquista León Czolgosze el 6 de septiembre de 1901, en Búfalo (Nueva York).
    -J. F Kennedy (35º presidente), asesinado en Dallas (Tejas) el 22 de noviembre de 1963.
    Fuentes:
     Elecciones presidenciales 2012 en los Estados Unidos http://www.suite101.net/content/elecciones-presidenciales-de-los-estados-unidos-de-2012-a29159#ixzz1FqjoJiwL
     http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/specials/2007/elecciones_eeuu_2008/newsid_7147000/7147982.stm

    Te mando un afectuoso saludo. Beatriz Cimbaro

    ResponderEliminar
  2. buenísima toda la data que enviaste.Muchas gracias Beatriz. Bss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sindicatos. Docentes. Comienzos de clase. Paros ¿Por qué llegamos hasta acá?

Un tema a resolver por los maestros.

Volver a lo importante: la centralidad pedagógica...