Decreto 13... Copiar y pegar

El sábado 12 de diciembre arranqué la mañana leyendo la nota de Página 12 en la que el periódico intentó generar incertidumbre en la comunidad educativa aprovechando la firma del Decreto 13/2015 con el que Mauricio Macri modificó la Ley de Ministerios. Indudablemenue el decreto contiene un error que el propio gobierno nacional ya reconoció y que el Ministro del área educativa ya prometió corregir... ¿El error? El artículo 23 en que se establece la creación del Ministerio de Educación y Deportes define objetivos y funciones en el marco de lo que establece la Ley Federal de Educación, el Pacto Federal Educativo y otras leyes de la década menemista, olvidando que esas leyes ya no están vigentes y que la Ley de Educación Nacional y la Ley de Financiamiento Educativo las reemplazaron desde 2005 y 2006. Acá el texto:
ARTÍCULO 23 quáter.- Compete al MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y DEPORTES asistir al Presidente de la Nación y al Jefe de Gabinete de Ministros en orden a sus competencias, en todo lo inherente a la Educación, de conformidad a lo establecido por las Leyes Nros. 24.195, 24.521, el Pacto Federal Educativo (Ley N° 24.856) y a las demás leyes y reglamentaciones vigentes y que se dicten en consecuencia, y al Deporte (…)”. (Fuente BOLETIN OFICIAL https://www.boletinoficial.gob.ar/#!DetalleNormativa/1106544/null)

Es un error que no debería haber pasado pero no es nada que no pueda solucionarse en el cortísimo plazo y tal como dijimos ese fue el compromiso del gobierno. Pero como es costumbre en Argentina y sobre todo en los últimos tiempos lo que se presenta como una tragedia se convierte en casi un ensayo humorístico, una Argentina donde la exageración le gana al equilibrio. Así es como, índignado el ex ministro de Educación de Néstor Kirchner, Daniel Filmus declaraba ene se mismo matutino que: “Es incomprensible que el decreto que regula las misiones y funciones del nuevo Ministerio de Educación y Deportes esté sustentado en las leyes del menemismo como la Ley Federal de Educación y el Pacto Federal Educativo y se desconozcan las leyes que, muchas de ellas por unanimidad, se votaron en la última década”.

En el mismo sentido, otros personajes menores, sin miedo a caer en el ridículo afirmaron durante la semana que de la redacción del texto se "desprende" la reducción del 6% al 3% del financiamiento educativo y algunas delirantes cosas más. En la misma nota y para darle un toque más de profundo dramatismo el exministro y actual parlamentario del ParlaSur agrega que “Las leyes que hoy regulan el sistema educativo son la Ley de Educación Nacional, la Ley de Educación Técnica y la Ley de Financiamiento Educativo. Si se volviera, como pretende el decreto firmado por Macri, a las leyes anteriores, desaparecerían las escuelas técnicas y volvería la EGB y el Polimodal en lugar de la primaria y la secundaria”. Todo un verdadero disparate. Algunos me preguntarán ¿y de dónde sacás que es un disparate?. Acá, mi explicación, mi mirada...
 

Más allá de que técnicamente es imposible derogar una ley por una norma menor como sería un decreto. sin duda alguna el “grave error” en el texto se debe a la falta de rigurosidad al momento de la redacción, seguramente a las apuradas, “copiando y pegando” textos anteriores... El “copiado y pegado” es algo muy común en la construcción de las normas. Por suerte, existe la posibilidad de rearmar ese camino “hacia atrás” recopilando las normas a las que se recurrió. Algo bastante fácil con las herramientas que ofrecen tanto el Boletín Oficial como el Minsiterio de Economía de la Nación. Y así fue como me encontré con un texto de ley que modifica el original del año 1992, que lleva el número 26.338, sancionado el 5 de diciembre de 2007 y promulgado un día después por el todavía Presidente Néstor Kirchner, con un llamativo descubrimiento: el texto es exactamente el mismo que aparece en el decreto firmado por la actual gestión de Mauricio Macri. Acá el texto:
 

ARTÍCULO 23 quáter.- Compete al MINISTERIO DE EDUCACIÓN asistir al Presidente de la Nación y al Jefe de Gabinete de Ministros en orden a sus competencias, en todo lo inherente a la Educación, de conformidad a lo establecido por las Leyes Nros. 24.195, 24.521, el Pacto Federal Educativo (Ley Nº 24.856) y a las demás leyes y reglamentaciones vigentes y que se dicten en consecuencia y, en particular (...)”. (Fuente: Infoleg MECON, http://www.infoleg.gov.ar/infolegInternet/anexos/135000-139999/135314/norma.htm) 

La aprobación de la Ley N° 26338 es un año posterior a la última de las leyes nombradas por Filmus: 
Ley N° 26058 - Ley de Educación Técnica - Aprobación: 7 de septiembre de 2005
Ley N° 26075 - Ley de Financiamiento Educativo - Aprobación: 21 de diciembre de 2005
Ley N° 26206 - Ley de Educación Nacional - Aprobación: 14 de diciembre de 2006.
Como se ve, sólo mirando la numeración, las tres son anteriores.
 

En síntesis, ¿qué demuestra esto? Que en ambos gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2011 y 2011-2015) se regularon misiones y funciones del Ministerio de Educación teniendo como base las leyes del menemismo y Daniel Filmus no se enteró, se olvidó repentinamente, o esconde detrás de la grotesca crítica...

Y sí es cierto, ¡Fue un error de "copy-paste"! Un error que se viene arrastrando desde antes que Mauricio Macri pensara en ser presidente de este país...
 

¿La moraleja?
En esta nueva etapa básicamente, deberemos aprender que las reales mejoras vienen de la mano del abandono definitivo de la cultura del “más o menos”, de la necesidad de priorizar la rigurosidad profesional a la hora de gestionar y promover los necesarios cambios y, como en este caso particular, construir la norma necesaria para llevar adelante las imprescindibles transformaciones... Algo que ya sugerí en este mismo blog en otra nota de noviembre del 2014.


Necesitamos cambiar. Estamos cambiando. Costará un esfuerzo extra. Pero podemos hacerlo. Lo lograremos...

Comentarios

  1. Me parece muy importante tu comentario del último párrafo, salir del mas o menos. Aunque entiendo el apuro por razones de gobernabilidad. Yo también comparto la necesidad de mejorar en ese sentido.

    ResponderEliminar
  2. Hay que recordar que al entrar en vigencia la Ley Nacional de Eduación del 2006 quedó la Ley de Educación Superior de 1995 en vigencia- explicitadamente en el texto de la misma- devenida de la Ley Federal y que aún estamos esperando revisen...

    ResponderEliminar
  3. Extraño. Siempre digo, sin mucho fundamento pero habiéndolo vivido, que los 90 nos dejaron justamente esto que mencionás: el masomenismo. Hagamos que parezca lindo y ya está. Si el powepoint es lindo, está todo dicho. Veo a diario cosas que funcionan en la presentación de un comité y luego nunca ocurren. Nivelamos para abajo, para hacer de cuenta, para aparentar. Es hora de hacer cosas que valgan la pena, que den cuenta de la capacidad de hacer, de concretar, de planificar y que eso suceda. Los indicadores deben mirarse y gestionarse. Es una vergüenza el copy-paste no por el error, sino por hacer cosas que "parezcan". Hagamos que ocurran.

    ResponderEliminar
  4. Muy buen articulo.Mi humilde opinión es que se establezca la ley que sea es necesario mejorar en los niveles de pobreza abrumadora que presenta el pais. La pobreza y la desnutrición hace estragos en las funciones cognitivas de los niños.Ni hablar de la droga. En los adolescentes la falta de percepción de futuro, el tener rol ni contención, el peligro de la facilidad de hacer plata rápida con drogas...creo que la cosa es integral.
    Además,entre otras cuestiones, el plan Nacional por el cual llega el dinero a las escuelas es tan corrupto que lo que llega es tan magro! Falta muchísimo recurso humano!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sindicatos. Docentes. Comienzos de clase. Paros ¿Por qué llegamos hasta acá?

Un tema a resolver por los maestros.

Volver a lo importante: la centralidad pedagógica...