Subsidios a la escuela privada ¿Y si salimos del par ordenado (ON, OFF)?



En Argentina, en los últimos años, cada vez que se profundiza en el tema del financiamiento educativo arribamos a un punto en que aparece en el debate el subsidio a la escuela privada. Si se llega allí seguramente nos empantanaremos en discusiones bizantinas, muchas veces ideologizadas al extremo tal de saber qué se defiende o qué se ataca... En estas pocas líneas, me prometí, no cometer el mismo error…
Existen trabajos muy buenos para revisar el comportamiento de los subsidios a la escuela privada en Argentina y su impacto o no en el aumento de la demanda social al subsistema privado de Educación. Se pueden leer excelentes aportes de Mariano Narodowski o el trabajo realizado por Silvia Montoya para la Ciudad de Buenos Aires. Por lo tanto me parece ocioso seguir describiendo cosas que otros, y mucho mejor que yo, han estudiado a fondo.
Me interesa en estas poquísimas líneas intentar esbozar sí, una propuesta que reoriente los criterios con los que el Estado canaliza estos aportes. Hasta hoy tal como plantea muy bien Montoya el sistema de aportes estatales a las escuelas públicas de gestión privada en la casi totalidad de las jurisdicciones educativas de nuestro país abarca a los establecimientos que cumplen con ciertos requisitos: los que cobran aranceles y los que no los cobran. Para los primeros, “la contribución alcanzael total de los sueldos del personal directivo, docentes y docentes auxiliares,incluidas las cargas patronales”. Para el caso de las instituciones que cobran aranceles pueden seguir cobrándolos si reciben aporte estatal, ”siempre querespeten los límites máximos a cobrar por arancel programático (lo curricular)” establecidos por la autoridad de aplicación de cada jurisdicción, siempre según el porcentaje de subsidio que reciban, liberando las propuestas extracurriculares (aquello que transforma a esas escuelas en jornadas extendidas en la gran mayoría de los casos).
En síntesis, para no dar muchas vueltas, lo que propongo es mantener los actuales subsidios a la educación privada sólo para las escuelas que trabajen en contextos de vulnerabilidad social o de altísima calidad en sus resultados. Dos criterios diferentes pero que pueden ser compatibilizados: sector social al que se dirige el servicio educativo y diseño de la propuesta de excelencia del servicio.
¿Cómo se lee ésto? La propuesta es quitar los actuales aportes del Estado sólo a las escuelas privadas a las que concurren sectores medios y altos manteniendo tal como están los subsidios que reciben las escuelas de sectores pobres. ¿Pero sólo eso? No. Además y como forma de promover calidad mantendría subsidios a escuelas privadas de nivel medio o alto sólo para el caso de aquellas escuelas que tuvieran proyectos educativos de altísima calidad, como una forma de reconocimiento del Estado y de una sociedad a esos establecimientos y que, como contrapartida, aceptaran un cupo de vacantes para alumnos becados por el mismo subsidio, elegidos entre alumnos de escuelas públicas que aspiraran a ingresar a esos establecimientos privados y a través de mecanismos transparentes de selección.
Para el segundo criterio, el de premiar la calidad educativa, elegí exponerlo a partir de una anécdota. Hace unos días, un amigo, empleado administrativo, laburante de clase media empobrecida, que está en esa fuerte disyuntiva familiar actual de “adónde mando al secundario” a su hijo que termina la escuela primaria este año me decía: “Me encantaría que fuera a la escuela técnica privada “X” pero no creo que pueda pagar la cuota. Él (por el hijo) es excelente en diseño y esa escuela es reconocida como buena en ese área”. Más allá de “si es tan así” lo que me afirmó mi amigo sobre su hijo y la escuela a la que aspiraba ingresar, en principio pensé (sin decirle) dos cosas casi simultáneamente: a) “¿por qué no elegís ’tal o cuál’ escuela pública?”; b) “¿Cuántos más no accederían a esa “buena” escuela si el Estado retirara el actual subsidio, que por cierto es de los más bajos? Pero inmediatamente borré la primera posible respuesta y parte de la segunda. Y me surgió otro pensamiento “¿Qué bueno sería que ese subsidio que recibe la escuela estuviese atado a que chicos como el hijo de mi amigo accedieran a una beca completa o parcial por obtenida por mérito durante su biografía escolar primaria? En definitiva estaríamos promoviendo excelencia educativa y garantizando acceso a aquellos que no podrían hacerlo si no fuera con ayuda de la sociedad… Estoy seguro que aquellas institución inscriptas en la lógica de la excelencia educativa se plegarían a esta iniciativa aún perdiendo el monopolio en la selección de su matrícula...
He aquí, ambos planteos como disparadores de un profundo debate... Otro más, de los que nos debemos en Educación...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un tema a resolver por los maestros.

Sindicatos. Docentes. Comienzos de clase. Paros ¿Por qué llegamos hasta acá?

Ley de obligatoriedad de sala de 3 años. Aportes para el mejoramiento del proyecto oficial