¿Por qué leer un recibo de sueldo de un maestro requiere casi de una maestría?

Si hacés el ejercicio de preguntarle a un docente porqué cobra lo que cobra, cuáles son las componentes de su salario seguramente te encontrarás con la triste situación de que no te sepa explicar.
La retribución mensual de un maestro está regulada básicamente por el Estatuto del Docente de cada jurisdicción. Como adelantamos en el anterior artículo de este blog engloba básicamente dos conceptos: el salario básico y el básico ampliado. El salario básico tiene relación con la calificación del docente (sus títulos, diplomas y requisitos) y la función/responsabilidad del cargo que ocupa (sea frente a alumnos, funciones administrativas, directivas o de supervisión). Este salario básico tiene como base una unidad de cálculo que es el "cargo índice", un número. Los estatutos definen el salario básico al establecer un puntaje para cada cargo en un escalafón. Cuánto más arriba en el escalafón más puntos tiene ese índice. Dándole un valor monetario a ese índice queda confeccionado el monto por salario básico de cada cargo. Varía el valor, varía el monto. Esto si todo funciona bien. En algunos casos las gestiones en vez de elevar el valor del punto índice crea norma agregando otros índices complementarios que generalmente distorsionan el equilibrio definido entre cargo y función que el Estatuto tenía. Este es el caso de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que a partir del 2005 define el salario básico no sólocon el estatuto sino también con Decreto complementario que agrega puntos índices a cada cargo.
El básico ampliado por su parte incluye los adicionales ligados a la tarea –no necesariamente al cargo- que sí o sí se cobran y que pueden variar en distintas dimensiones. Estos adicionales pueden ser "remunerativos" (aportan o no a la seguridad social); "bonificables" (incluye o no el cálculo del pago por antigüedad) o "monto fijos o variables" iguales para todos o en proporción del salario.
La cantidad de situaciones y conceptos por los que se puede abonar pago de adicionales son múltiples y dependen en principio de las normas estatutarias de cada provincia.
Sin embargo, hay varios que se repiten en casi todas las jurisdicciones.
Un de ellos es el "presentismo" que tiene por objeto estimular la continuidad en la prestación del servicio. Está muy extendido y se trata de un pago por la presencia física, presencia indispensable para el cumplimiento de la tarea. Desde el punto de vista absolutamente teórico encuentra justificación. Aún teniendo en cuenta las dificultades en el control real desincentiva el ausentismo y desfavorece el uso de alguna de las licencias previstas en el Estatuto. Sin embargo, el monto real, aproximadamente de un 10% del básico, en el mejor de los casos, y con básicos depreciados termina siendo una buena herramienta para el objetivo deseado. Varios especialistas destacan la necesidad de desincentivar el ausentismo justamente como una de las diferencias centrales del mercado laboral educativo en relación con otros sectores de actividad donde estos debates giran en torno a pagos por productividad, algo que en Educación sería imposible de cuantificar.
Otro adicional generalizado es el de "material didáctico". En algunas jurisdicciones existen pagos como adicionales no remunerativos y representan entre el 1,5% y el 3% del salario bruto de un maestro sin antigüedad. Esta suma se paga igual a todos los docentes con independencia de la cantidad de alumnos que tienen a cargo y se paga incluso a docentes en cargos que no están frente a alumnos. Por lo tanto ha perdido el verdadero objeto que era el reaseguro de que el docente tuviese para proveerse de materiales para su labor. La percepción de este adicional por parte de los maestros está totalmente desdibujada.
Existe un adicional que fue creado por Ley Nº 25.053 como un fondo de compensación de salarios docentes, el FONID. El monto se mantuvo constante durante 2013 y 2014 y fue de $255 para cargos de jornada simple y de $510 para cargos de jornada completa. El monto es el mismo independientemente del cargo. Se cobra hasta dos cargos o el proporcional para el caso de los docentes que cobran por hora. Esta fue la forma que encontró la gestión federal en un principio para ayudar a las provincias que tenían más dificultades para el aumento salarial.
En algunas provincias existen adicionales para aquellos docentes que desempeñan funciones en determinados establecimientos, para aquellos que ejercen como miembros de las Juntas de Disciplina o Calificación Docente y o para los supervisores por movilidad. Son adicionales definidos por los Estatutos y algunas veces crean "privilegios" dentro del sistema al haber flexibilizado otras normativas que impedían que dichos docentes por ejemplo accedieran a cargos de ascenso en períodos inmediatamente posteriores a abandonar la función extra por la cuál recibían esa sobreremuneración.
Finalmente, existen otros adicionales que responden a situaciones personales del docente; por ejemplo subsidios por matrimonio, pre-natalidad, natalidad, escolaridad y carga de familia que están sujetas a las reglas de la normativa laboral general o, agregan derechos sobre lo ya establecido.
Por último existe un adicional absolutamente distorsivo que proviene de la puesta en práctica del Programa Nacional de Compensación Salarial (Ley Nº 26.075 - 2006), lo que comúnmente se denomina "Garantía Salarial" y fue pensado al solo efecto de elevar los salarios iniciales como forma de incentivar el ingreso de nuevos docentes al sistema. La puesta en práctica tiene un grado complejidad que supera la posibilidad de este post. Lo que sí es absolutamente cierto es que combinado con una equivocada política tributaria de los ingresos en torno al impuesto a las ganancias, ha logrado destruir casi por completo en algunas jurisdicciones el escalafón haciendo que docentes de menor responsabilidad institucional u horas de trabajo terminen percibiendo salarios más altos que otros con mayor responsabilidad u horas de trabajo.
Hasta aquí todo lo escrito justifica la dispersión de salarios que se verifica en todo el país. Para un mismo cargo o una misma función existen 24 tipos de salarios diferentes. Las componentes salariales, aunque existen troncales (básico o antigüedad), son diversas tanto como jurisdicciones existen. Por todos estos motivos en la casi totalidad de las provincias leer un recibo de sueldo docente es una “cosa para expertos”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sindicatos. Docentes. Comienzos de clase. Paros ¿Por qué llegamos hasta acá?

Un tema a resolver por los maestros.

Volver a lo importante: la centralidad pedagógica...