¿Por qué un pibe de 16 o 17 no debe votar?

"Mientras escribo, mi hija de 17, organiza su valija con el fin de cumplir con "su" sueño del viaje de egresados a Bariloche... Sin dudas, mirarla sirve para seguir escribiendo..."

En línea casi directa con mi post anterior surge en el horizonte político de la Argentina un nuevo debate: el voto a los 16 y 17 años. Con una pasmosa liviandad parece surgir un colectivo de “argumentadores” en contra y a favor de la propuesta. Sobrevuela en todos ellos el recelo por una nueva movida del actual gobierno buscando garantizar futuros triunfos electorales. El camino elegido para el debate, como en muchos otros temas, anula o esconde, con o sin intención, perfiles constructivos: todo es disputa, riña, pugna, lucha, batalla, contienda…
En el tema remite a la postura que cada uno de nosotros tenga sobre la adolescencia. La adolescencia ese tiempo de cambios, esa etapa que marca el proceso de transformación del niño en adulto, un período de transición que tiene peculiares características. Posiblemente, para algunos habría que renombrar ese trayecto denominándolo por la positiva y no “por lo que falta”… Aún así, sus protagonistas seguirán siendo jóvenes que aún no son adultos pero que ya no son niños en una época de descubrimientos de la identidad, en trayecto a la de autonomía individual.
Han sido pocas o nulas hasta el momento las fundamentaciones de profundidad dadas por el todo el espectro político argentino. Es como si el debate sobre el voto a partir de los16 años (lamentablemente no es el único tema) pareciera demostrar cierta inconsistencia, falta de estudio y/o improvisación de gran parte de nuestra clase dirigente.
Según algunos especialistas, existe un prejuicio cultural que pone una vara muy baja a los adolescentes. Hay quienes creen que es precisamente esta postura la causante del bajo rendimiento de los adolescentes. El psicólogo Thomas Lickona afirma que en realidad los jóvenes no hacen más que aquello que se espera de ellos. Padres y sociedad se conforman con poco (que no sean delincuentes, que no sean atrapados por las drogas, etc). Este especialista en psicología evolutiva advierte que a esta mentalidad se suma un nuevo peligro que es el mito del “cerebro adolescente inmaduro”, el cual afirma que antes de los 25 años es muy improbable que un joven tenga la capacidad de controlar sus fuertes impulsos.
Por eso coincido con esta nota de Luciana Vázquez publicada en La Nación en la que afirma que “Desacreditar el debate instalado por el kirchnerismo -y no por los adolescentes- en torno a bajar la edad del voto a los 16 años con el argumento de la inmadurez estructural de la adolescencia no es la mejor estrategia”. Ante la falta de argumentaciones disociadas de discursos coyunturales recomiendo la lectura reflexiva de esta nota. Posiblemente, aporte algunas puntas que hasta el momento han estado ausentes en el debate.
De allí en más y ante la falta de profundidad en el debate surgen incógnitas que me llevan a pensar, como mínimo, que la dirigencia argentina tomará en unos días decisiones de insospechadas consecuencias. Debo reconocer mi pesimismo, en este sentido…
No me meteré en cuestiones constitucionales y legales que existen y otros podrán profundizar mejor que yo. Sólo intentaré hacerme preguntas... Incógnitas que lleven el límite del debate a aquellos lugares que muchos se niegan a circular...
¿Qué tiene de progresista posibilitar voto optativo a un pibe de 16 años? ¿Por qué utilizar falazmente el argumento de la “ampliación de derechos” a los jóvenes? ¿No existe cierta subestimación en aquellos que promueven este voto de la capacidad de elegir y discernir de los mismos adolescentes? ¿No es una forma de creer que la adolescencia como etapa de la vida puede clausurarse a los 16? ¿Por qué no pensar que el voto a los 16 puede ser un atentado a la adolescencia? ¿Cuáles serán las consecuencias en un adolescente, futuro adulto, escindir el derecho del deber del sufragio? Cierta argumentación dada ¿no "cosifica" a los adolescentes convirtiéndolos en “mercancía del sistema político”? ¿No le estaremos cargando una mayor responsabilidad por “renuncia tácita” de los adultos? ¿Por qué no dejar de cargar la mochila del adolescente con nuevas responsabilidades (es un derecho pero también una obligación) en todo caso mal o no resuelta por los adultos? ¿Por qué obligarlo en pleno proceso de diferenciación de sus padres?
Por eso creo que no hay proyecto alternativo posible que mejore la propuesta.
Un pibe de 16 y 17 años puede participar, organizarse, formar parte de actividades pensadas todas ellas como acciones de práctica formativa, mientras estudia, mientras se informa, mientras se "forma"… ¡Qué bueno es que se asocie con otros jóvenes para intervenir en su escuela, en el barrio, en su ciudad, "haciendo política" en su Centro de Estudiantes, participando de las actividades en su club de barrio, etc, etc...
En síntesis, creo que sería bueno abstenerse de complicar ese tramo de la vida y todavía mejor sería que los adultos nos hagamos cargo (sin renuncia) de nuestra originaria función: acompañarlos, ayudarlos, corregirlos en ese segmento de la vida por la que todos hemos transitando...
¿Qué apuro hay?
¿Quiénes están más apurados?
¿Adultos o adolescentes?

Comentarios

  1. Creo que esta vez acuerdo completamente. Muchos adolescentes la tienen clara, pero otros no tanto: Por qué meterlos en el brete? por qué no abrir otros espacios de participacion activa pero sin semejante carga de responsabilidad? Sigo creyendo en ellos, pero mi corazón de mamá hace que aún siga protegiéndolos. Creo que hay deciciones que deben ser tomadas con absoluta responsabilidad
    Silvia

    ResponderEliminar
  2. Es un tema complejo. Pero creo que los pibes no lo van a hacer peor que los descerebrados de sus padres y abuelos. En este caso, como con la droga, la educacion, el sexo, la religion son las familiasy y las instituciones publicas como la escuela, las que estan a prueba una vez mas y las, una vez mas, van a fallar.

    Si las escuelas encontraran ese espacio donde hablar, donde invitar a militantes, trabajar con spots de TV, diarios y plataformas, los pibes podrian elegir mucho mejor. Si las familias pudieran hablarlo en sus mesas de cenas y almuerzo tambien. Si canal encuentro y paka paka no fueran fuentes de doctrina mucho mejor seria. Ergo, la cosa no solos chicos. No van a votar peor que la gente de Azul o Tartagal. Es un pais en desintegracion y decadencia. A los botes!

    ResponderEliminar
  3. En mi blog acabo de dejar algunas impresiones al respecto. Las comparto aquí http://mmocampo.blogspot.com.ar/2012/09/sixteen-candles-and-politics.html Abrazo. Mauricio

    ResponderEliminar
  4. Un 100% coincido con lo expuesto en la nota. Los adolescentes están pidiendo a gritos que los PROTEJAN, están quemando etapas apresuradamente con medios que los están destruyendo para que los "ADULTOS" reparemos en ellos.Una responsabilidad como la del VOTO, más que un derecho sería una carga para lo que no están capacitados.

    ResponderEliminar
  5. El cierre el mejor criterio, Cual es el apuro? todas las posiciones tienen fundamentos validos pero la maduracion del debate necesita el tiempo. Otra cosa es pura especulacion. Oscar Delgado

    ResponderEliminar
  6. Si bien coincido con el lugar desde donde encarás el tema y sobre la necesidad de hacer un análisis profundo y no maniqueísta de la cuestión, con argumentos serios y fundamentos que pueden ir más allá de lo partidario pero serán, siempre, profundamente políticos; no coincido con la idea de fondo que subyace en el texo.
    Yo sí creo que se trata de una ampliación de derechos, como cuando se instauró el voto femenino. Y no he escuchado, entre l@s detractores de la propuesta, un sólo argumento en contra que no diga algo de nuestr@s "chic@s" de 16 y 17 años, que no aplique a much@s de nuestr@s "adult@s" de más de 18 años...
    Rescato haber descubierto tu Blog que empezaré a leer y. de paso, te dejo el mío: www.asifuimosaprendiendo.blogspot.com.ar
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  7. Estimadísimo Pablo: gracias por tu comentario que además me da pie a profundizar (un poco, no mucho) sobre algo que se viene repitiendo hasta el cansancio tanto por promotores y detractores de la propuesta: la tan mentada ampliación de derechos. No digo que no lo sea. Digo que no es necesario. Un derecho viene de la mano de una obligación, un deber (el sufragio tiene ese doble rol) y, parafraseando al propio peronismo, donde hay una necesidad hay un derecho (no tengo muy claro que sea en el 100% de los casos pero lo tomaré como válido). En este caso, si encima se hace optativo, primero, se elimina la componente de oblgatoriedad, de deber y segundo, no encuentro la necesidad, como tampoco la encuentran los destinatarios directos de esta denominada ampliación. Muchos lo comparan con la epopeya del voto femenino. Si es así por favor traiganme a los jóvenes de estas últimas 3 décadas que han jugado el rol de Alicia Moreau de Justo, Elvira Dellepiane de Rawson, Alfonsina Storni, Silvina Ocampo y Eva Perón (entre las más conocidas) en la lucha por conseguirlo. Me parece que no es un argumento válido aunque pueda que calce para algunos ante la falta de fundamentación y la imperiosa necesidad de un gobierno de crear nuevos "objetos de derechos"... sigo pensando que en alguna medida es la traslación de las frustraciones adultos que no han sabiado resolver en los 30 años de democracia que llevamos los problemas centrales tanto de esa franja etaria como de otras... Por último si relees la nota no niego la capacidad de los de 16 o 17 para entender sobre los temas políticos. Si me parece que podríamos relevarlos de esa responsabilidad que en forma floja estamos cumpliendo los adultos (en todo caso)... Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hola, soy Ambientereal1. Yo creo que se deben definir claramente los límites entre niñez, adolescencia, y edad adulta, y legislar en forma conjunta u en todos los aspectos los deberes y derechos que se tienen a cada edad. Repartir derechos como si fuesen golosinas y de acuerdo a la conveniencia y oportunidad no sirve y no tiene sustento en un razonamiento lógico.
    En la actualidad nos creemos que podemos reinventar el mundo y la sociedad sin tener en cuenta la experiencia de muchos siglos de evolución social desde la época de las cavernas. Así tildamos de anacrónicos y pasados de moda usos y costumbres que se han desarrollado por siglos y que tienen su sustento en la lógica humana y en las leyes de la naturaleza que nos siguen de manera implacable.
    Vivimos en la era de las libertades, y festejamos cada libertad adquirida como un logro, (como un logro del individualismo diría yo), pero nos olvidamos que pertenecemos a una sociedad cada vez mas compleja y muchas de esas libertades individuales conspiran con el bien común, y por lo tanto, dejan de ser un avance para la sociedad, antes bién se convierten en un retroceso.
    Debemos definir claramente y en conjunto el sistema de libertades y responsabilidades en que nos debemos mover, a los efectos de poder gozar de todos los derechos que son necesarios para nuestro desarrollo como individuos sin afectar el funcionamiento de la sociedad como un todo.

    ResponderEliminar
  9. Hay una cuestión clave,Flavio.¿Cual es el apuro por imponer ahora,ya,el voto adolescente? Esto es lo importante de resolver,mas allá de que se puede debatir durante el tiempo que sea necesario y con serenidad el issue.Lamentablemente dar el debate a las apuradas ahora no hace sino alimentar la estrategia K de sumar votos.La oposición debería rechazar el debate cuando ya hay un proyecto presentado, y aceptarlo sólo si el oficialismo acepta suspender el proyecto hasta que se agote el debate en un par de años.Pero ¿Que hacen los papanatas?Se meten en la discusión con patas y todos sin condiciones.Lamentable.

    ResponderEliminar
  10. Flavio: No se muy bien que es lo que se quiere discutir en realidad. ¿La capacidad intelectual de votar? Terminar el colegio no garantiza un nivel intelectual mas allá de la burocracia de los papeles. Muchos entran a la universidad no sabiendo leer de corrido o ciertas cosas de la historia. Sin embargo a los 18 ya pueden votar. 2 años no son LA diferencia. Como no lo son 10. Esta visto que la "inteligencia electoral" va por otro lado. Y si votan los de 16, por que no los de 14? Y por que no los de 12? Podríamos ir hacia atrás, ya que por ese lado no habría justificación posible para decir quien puede o no votar, ya que tampoco lo hay hacia adelante. Si uno nace sabiendo elegir (correcta o incorrectamente) Entonces, cualquiera tiene la capacidad de votar, porque no hay como medir quien esta capacitado para hacerlo. Aunque se supone que una persona que termino la escuela esta educada de alguna manera para pensar por si misma y lo va a hacer mejor o de forma libre, es otra cosa completamente falaz. Entonces, el voto a los 16 seria algo casi tan arbitrario como lo es hoy a los 18. PERO, teniendo en cuenta que los colegios no son espacios políticos y la cámpora los esta convirtiendo en esto, es minimamente para desconfiar de las razones reales del por que de esta modificación. Además, hay que tener en cuenta que la única vez que se ganarían electores, seria en la primer elección al adelantarse 2 años su ingreso con la ley tradicional. ¿No será que están apostando al voto netbook? Y para cerrar este comentario; ¿De que sirve el derecho a votar, cuando hay muchos otros derechos primarios completamente olvidados? (Salud, educación, vivienda, etc)

    ResponderEliminar
  11. Hola Flavio
    Leo atte hace tiempos muchas de tus notas en el blog. Pensamos, escribimos, desde opticas muy diferentes.
    En este caso, aprovecho que tambien escribi sobre ello, asi lo comparto. Un cordial saludo y que cierres muy bien este 2012!! Gabriel
    http://alainet.org/active/58198&lang=es

    ResponderEliminar
  12. Justicia para todos.18 de abril de 2013, 16:14

    Flavio hago un aporte mira yo tengo 14 años, pero yo a esto lo miro por este lado, porque un chico de 16 años puede elegir al presidente de la Nación Argentina pero no va preso si comete un delito... Yo creo que si se le da la responsabilidad de elegir al presidente que también se le de un castigo porque ya que tienen esa responsabilidad tendrían que hacerse cargo de lo que hacen. Que no se ofendan pero un delincuente no te va a elegir a un presidente que haga bien las cosas, se va a favorecer. Entonces tendríamos una Argentina mucho más corrupta de lo que esta. (no se si pudieron comprender a que quiero llegar).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo estoy de acuerdo supuestamente somos una argentina "generosa" que deja entrar a los extranjeros y ni saben que nuestro pais ya es corrupto como para que vengan extranjeros a empeorarlos y dejarlos votar quien nos va a gobernar.... yo estoy en contra del voto a los 16 años ya que un chico de esa edad se deja influenciar muy fácilmente y seguramente van a votar al mas popular lo cual solo benifeciaria a uno

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sindicatos. Docentes. Comienzos de clase. Paros ¿Por qué llegamos hasta acá?

Un tema a resolver por los maestros.

Volver a lo importante: la centralidad pedagógica...