Un nuevo comienzo, una nueva oportunidad para aprender

Lunes 28 de febrero de 2011. Ocho y cinco  de la mañana. Barrio de Balvanera. Primer día de clases. Kevin, de la mano de su mamá, entra por primera vez a la escuela donde cursará su primer grado. Temeroso y todavía sin separarse de su madre mira a la “Seño” que será su maestra.
Juana, una decana maestra, con el mejor delantal blanco y bien planchado, ha aprendido a esconder su ansiedad e inseguridad. Es adulta y sabe cómo manejarlo. Pero igual ahí están, ambas sensaciones, muy dentro de ella.
La mamá eligió esa escuela porque tiene buenas referencias de la misma. Pero además allí realizó ella su escuela primaria. Junto a su hijo recuerda detalles de su primer día. También tiene una carga de inquietud por cómo “le irá a Kevin en primer grado”.
A los tres los une la esperanza de un fecundo y productivo año. Kevin piensa cuánto y que cosas va a aprender. Juana cuánto y cómo va a enseñar. La mamá que Kevin aprenda mucho y bien.
Temores, ansiedades, inseguridades, esperanzas… componentes normales de la magia de un primer día de clases…
Por suerte los nubarrones del conflicto docente y el posible paro parecen haberse disipado. Por lo menos por ahora. Los tres, hasta hace 48hs. pensanban que ese comienzo quedaría postergado. Sí, hasta las 17.30hs. del viernes anterior veían por televisión que dirigentes gremiales y funcionarios políticos no se ponían de acuerdo en los aumentos salariales para los maestros.
Una de las primeras responsabilidades de la dirigencia (política, gremial, empresaria) es construir certezas en sus dirigidos. En la Argentina, estamos casi resignados a vivir en un clima de constante incertidumbre. La mayoría de las veces creado por los mismos dirigentes.
No es menor el tema. Lo adelantamos: no sólo el llamado a la discusión paritaria tanto en Ciudad como en otros distritos se realizó casi sobre el final de febrero. El propio ministro Bullrich condicionaba el cierre de la paritaria local al cierre de la paritaria nacional, también convocada por el ministro Sileoni tardíamente. Lo cierto es que el conflicto con los docentes no cesó con la finalización de clases en el 2010 –ni en Ciudad, ni en Provincia– y  sólo fue retomado a partir del tardío llamado a las negociaciones.
Nos preguntábamos ¿Por qué no pueden empezar antes? ¿No es buen momento la discusión del presupuesto de cada jurisdicción? Proponer una pauta de aumento salarial anual en ese momento ¿es tan difícil? Recordemos que esa pauta para los empleados de la Ciudad en el presupuesto presentado en octubre del año pasado por el Ejecutivo era igual a 0. Sí, cero.
Un mal  de los últimos tiempos es la asimilación del rol de dirigente y funcionario público al rol del relator de fútbol… Nadie espera que Enrique Macaya Márquez o Julio Ricardo se metan en la cancha y cobren un penal, definan de cabeza un partido o den órdenes a los jugadores de como jugar. Sin embargo, parece que aceptamos casi sin reacción que un funcionario nos hable de las dificultades de cambiar normas y costumbres de la cultura política cuando son ellos los que tienen la responsabilidad de definirlas y cumplirlas… De hecho, ¿quién tiene la responsabilidad de convocar a la discusión en una paritaria?
Esperar hasta último minuto genera contrapuestos e inflamados discursos en los días de “lucha” y cierres a toda pompa con los “acuerdos”. En ese momento, cada uno buscará mostrar el “triunfo obtenido” y la no claudicación de sus propuestas. Posiblemente, estas prácticas no ayuden a resolver antes el tema. Es posible que como algunos dicen, el minuto a minuto de las negociaciones pone más la lupa en los desacuerdos que en los acuerdos. Sería importante entonces elevar los estándares de responsabilidad de los actores en conflicto para inhibirse frente a los micrófonos y cámaras de tv y abstenerse de utilizar los medios de comunicación como el escenario para dirimir las diferencias.
Sin dudas, el cierre de la paritaria en Ciudad, en términos salariales y para aquellos que se inician en la docencia, es bueno. No sabemos si mejor o peor que la paritaria nacional, si mejor o peor que la paritaria de provincia, si refleja o no el “escenario de inflación” del país. Lo cierto que es bueno. Quedará para más adelante realizar un análisis más exhaustivo sobre el real impacto en la escala salarial de acuerdo a antigüedad, nivel educativo y modalidad donde se plantean algunas sombras… En el plano federal, con acuerdo paritario firmado por los 5 gremios con representación nacional, la resolución del conflicto docente tampoco parece haberse alcanzado en un ciento por ciento: varias provincias no empezarán las clases o se iniciarán con “estados de alertas y movilización”
Por suerte en Ciudad y en otros 13 distritos, comienza un nuevo año lectivo y Kevin, con el trabajo de Juana y el acompañamiento de su mamá, aprenderá mucho… Sería bueno que la dirigencia y los funcionarios aprendieran –al mismo tiempo que Kevin– que cambiar incertidumbres por certezas, temor por confianza, son parte central de la tarea que les toca realizar… Una forma de hacerlo es adelantarse a los conflictos e intentar resolverlos en el menor tiempo posible… Kevin, su mamá y Juana se lo agradecerán…

Comentarios

  1. Es mucha emocion para los chicos ese primer dia!! Nosotros nos volvimos unos dias antes de que empeicen de nuestras vacaciones en el hotel encore en las vegas, porque tambien empezaban primero!! El tema es calmarlos, y decirles que la van a pasar genial y aprender mucho para su futuro!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sindicatos. Docentes. Comienzos de clase. Paros ¿Por qué llegamos hasta acá?

Un tema a resolver por los maestros.

Volver a lo importante: la centralidad pedagógica...