Macri atrasa.

El llamado no es de una escuela.
¿Del celular a las señales de humo?

En estos últimos días el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ha decidido bloquear la salida a celulares de todos los teléfonos fijos de las escuelas porteñas.
Sí leyó bien. No es un error. Es cierto…
Mientras el Ministerio de Educación destinará $216 millones para que cada chico de la Ciudad que vaya a una escuela pública reciba una netbook el año que viene, como una medida de achicar la “brecha digital”, la directora de la escuela a la que va ese mismo chico no podrá comunicarse con los padres que están en el trabajo o no poseen telefonía fija en sus domicilios, cuando al pibe le ocurra algo (obligatorio por la normativa actual en las escuelas).
Parece una paradoja pero no lo es… El motivo del gobierno es el alto costo que genera este tipo de llamadas que según funcionarios del Ministerio de Hacienda sumaría unos $16 millones por año. Un número que no cierra. Las líneas bloqueadas serían unas 4.000. Lo que equivale a un gasto anual por línea de $4.000. Sólo para llamar a celulares? Un disparate. O los números que dan no son reales…
Es muy interesante lo sucedido. Este tipo de decisiones equivocadas o no, demuestran una manera de evaluar los desafíos del gobernar y sirven para  analizar como es el modelo de toma de decisiones en el “equipo macrista”. Queda claro que lamentablemente, a casi tres años de asumir siguen “ensayando y errando” tal como nos muestra una entrada anterior en este mismo blog. Cometen una y otra vez los mismos errores: no saber, no querer saber, no poder aprender... Un modelo basado en la ignorancia…
Pero con sólo haber hecho un llamado telefónico (¡no hacía falta que fuera a celular!) hubiese iniciado una pequeña investigación de mercado, consultando a las empresas telefónicas que pasa con la telefonía celular en la Argentina y en particular en nuestra Ciudad. A eso le sumaba un par de minutos en Google y estoy seguro que otra hubiese sido la decisión…
¿Qué información hubiese obtenido? En primer término se hubiese informado que el grado de penetración del teléfono celular en nuestra sociedad es muy alto. Según algunas investigaciones en nuestro país habría un total 53 millones de líneas de celulares contra unos 9,2 millones de teléfonos fijos.
Aunque sea difícil creerle por Guillermo Moreno y compañía,  las estadísticas del Gobierno Nacional hechas por el INDEC muestran que el Índice de penetración de esta tecnología –cantidad de teléfonos celulares en relación al número de habitantes de una sociedad– en  Argentina es del 125%, siendo el más alto de la región, superando a México e incluso a los vecinos países de Chile, Uruguay y Brasil.
Más cautelosas, algunas consultoras privadas especializadas sitúan al mismo entre el 95% y 100%. Se deduce tanto de la cifra de máxima como de las de mínimas, que aún en los ciudadanos de las clases sociales más bajas, se encuentra la presencia de un celular.
Pero este es sólo un primer número que demostraría que la telefonía fija está en franco retroceso. Según las mismas consultoras los sectores sociales menos acomodados hoy acceden sólo a la telefonía celular… Tengo un caso personal de amigos que trabajan en las villas 21-24 y la 31 que me cuentan que los habitantes no poseen línea fija (ya que ninguna empresa de telefonía fija define ese territorio como rentable) y acceden a estar comunicados a través de un celular. Según esos números 7,8 de cada 10 personas que viven en las villas de la Ciudad tienen acceso a un celular, tienen entre 16 y 65 años y el promedio de presencia de celulares es de 2,54 por grupo familiar.
Lamentablemente los funcionarios del gobierno de Macri no tuvieron en cuenta ninguna de estos datos, fácilmente obtenibles “googleando”, al momento de tomar esta retrógrada decisión:
La nota de La Nación es más que elocuente. Sólo un adelanto: un informe de la consultora Kantar Worldpanel, de acuerdo a una medición que realiza semestralmente sobre 3500 hogares en la Argentina, hasta junio pasado el 89.6% de los hogares contaban con celulares, mientras que sólo el 77% tenía teléfono fijo. La tasa de instalación de telefonía fija alcanza unos niveles vegetativos, mientras que la de crecimiento de celular en los últimos dos años es 24 veces mayor. “Esto nos pone frente a una hipótesis: de mantenerse esta tendencia, podría existir una sustitución de la telefonía celular en detrimento de la fija en los próximos años“, concluye el informe.
Más allá de la “burrada” de incomunicar a escuelas (y hospitales también) con teléfonos celulares lo que el gobierno del macrismo no evaluó es que el problema no es de plata. El problema es de concepción de lo público. Cualquier mal empresario hubiese tomado esa mala decisión en su empresa si los números no le hubiesen dado a fin de mes, sin tener en cuenta los cambios y avances de nuestra sociedad.
Esperemos que una vez más el gobierno de Macri “recule” y vuelva atrás la decisión… Para que no le atrase el reloj varios años (¿para atrás y chancletas?)... Para que sea solamente un mal chiste algo que leí en Twitter: “Macri estaría llamando a licitación para instalar un servicio de palomas mensajeras en cada escuela de la Ciudad”…

Comentarios

  1. El bloqueo de llamadas a celulares tambien alcanzo al SAME, por lo que los programas de atencion domiciliaria pediatrica no pudieron funcionar hasta hoy, ya que a los médicos que acuden a los domicilios, obviamente, se les comunican los auxilios a través de celulares

    ResponderEliminar
  2. Terrible! L@s principales perdujicad@s son l@s niñ@s en ambos casos. En las escuelas la salida a celulares para las urgencias con las familias es imprescindible, lo sabe cualquier persona que labura dentro del sistema escolar. Mauri no tiene idea sobre el tema.

    ResponderEliminar
  3. De terror...Pero de este "Jefe comunal" ya nada me sorprende...Nora B. Arana.

    ResponderEliminar

Entradas populares de este blog

Sindicatos. Docentes. Comienzos de clase. Paros ¿Por qué llegamos hasta acá?

Un tema a resolver por los maestros.

Volver a lo importante: la centralidad pedagógica...